NASA Jet Propulsion Laboratory California Institute of Technology JPL HOME EARTH SOLAR SYSTEM STARS & GALAXIES SCIENCE & TECHNOLOGY BRING THE UNIVERSE TO YOU JPL Email News RSS Podcast Video
Follow this link to skip to the main content

MISSION

Marc Rayman

Marc Rayman,
Ingeniero Jefe, JPL

Crónicas de Dawn

23 de Junio de 2011

Queridas LlegaDawns,

Vesta llama y Dawn responde. Ahora que ha dejado atrás más de la mitad de la fase de aproximación a Vesta, Dawn sigue acercándose lentamente al objetivo que persigue sin descanso desde que inició su crucero interplanetario. La separación entre ambos disminuye gradualmente a medida que la propulsión iónica de la sonda acerca más y más su órbita a la de Vesta. Al mismo tiempo, la gravedad del enorme protoplaneta comienza a tirar suavemente de la nave que se acerca, arrastrándola hacia su órbita.

Desde que comenzó la fase de aproximación el 3 de Mayo, Dawn ha interrumpido la impulsión una vez por semana para fotografiar Vesta sobre el fondo de estrellas. Estas imágenes permiten que los navegantes determinen con precisión la posición de la nave respecto a su objetivo. Esta técnica no sustituye a las demás técnicas de navegación, sino que las complementa. Uno de los principales métodos para determinar la trayectoria de una nave espacial se basa en medir con precisión el tiempo que la señales de radio, limitadas universalmente, como todos nuestros lectores ya saben, a viajar a la velocidad de la luz, tardan en hacer el viaje de ida y vuelta desde la Tierra. Otro método utiliza el efecto Doppler sobre las ondas de radio, o lo que es lo mismo, la ligera variación de tono debida al movimiento de la nave. Todas estas medidas siguen siendo esenciales para dirigir la lejana nave mientras surca los mares interplanetarios.

A pesar de lo lento de la aproximación, la distancia se ha hecho ya suficientemente pequeña como para que no baste con observar Vesta una vez por semana. Para obtener datos de navegación con una precisión que nos permita alcanzar la órbita planeada a principios de Agosto, la semana pasada se incrementó la frecuencia de las observaciones a dos por semana. En cada sesión, la mitad de las imágenes se toman con un tiempo de exposición largo, que asegura la detección de un número suficiente de estrellas pero sobreexpone el disco de la vecina Vesta, mucho más brillante. La otra mitad utiliza tiempos de exposición mucho más cortos, que muestran correctamente los detalles del mundo rocoso, de modo que sea posible determinar su posición con certeza. El espectrómetro visible e infrarrojo ha recibido instrucciones para observar Vesta durante tres de estas sesiones, proporcionando cada vez valiosa información que permitirá a los científicos ajustar los parámetros de observación para cuando Dawn esté a una distancia adecuada para comenzar sus observaciones científicas.

Además de las habituales campañas de observación para navegar, los controladores de la misión tienen otros planes para la fase de aproximación, que se prepararon hace más de un año. En las próximas dos semanas, la nave se detendrá dos veces a observar Vesta a lo largo de 5.3 horas, una rotación completa alrededor de su eje, para mostrarnos nuevas perspectivas de este cuerpo celeste nunca antes cartografiado. Nuestro explorador también buscará lunas alrededor del mundo extraterrestre.

Existen varias maneras para que podáis disfrutar de las mismas vistas espectaculares que Dawn a medida que se acerca al inmenso protoplaneta. Podríais construir vuestra propia nave interplanetaria y equiparla con un motor iónico para que viajara a Vesta. ¡Imaginad qué interesante sería! Pero si hicierais eso, llevaría tanto tiempo escribir todos los artículos para relatar vuestra aventura, que probablemente sería una empresa poco práctica. También podríais construir vuestro propio telescopio. Para ver Vesta con la misma claridad que Dawn sólo hace falta un telescopio tres veces mayor que el Telescopio Espacial Hubble. Por desgracia, después tendríais que esperar a que las órbitas de Vesta y la Tierra alrededor del Sol las colocase en su mínima distancia. Mientras tanto, la cámara de Dawn se habría acercado muchísimo más a su objeto de estudio. Para principios de Agosto será capaz de ver Vesta con una claridad más de 100 veces superior a la que podría obtener el Hubble. Una última alternativa sería ir aquí para ver algunas de las mejores tomas realizadas por el embajador robótico que la humanidad ha enviado al cinturón de asteroides. Iremos añadiendo nuevas imágenes con regularidad.

Vesta es una reliquia que da testimonio de los albores del sistema solar, un coloso que empequeñece a todos los demás residentes del cinturón de asteroides con la excepción de Ceres, el segundo destino de Dawn, un punto borroso de luz en medio de las estrellas que ha intrigado y atraído a los astrónomos durante más de dos siglos, una esfera misteriosa que ha despertado las pasiones de unas criaturas que habitan en un planeta lejano, inspirándoles a enviar un emisario para que lo inspeccione, y finalmente comienza a mostrarse como un mundo único y fascinante. Las fotografías de Dawn nos fascinan e hipnotizan, y la espera de mejores imágenes ya no se prolongará mucho más.

Después de más de 950 días de propulsión iónica, con una cambio efectivo de velocidad de más de 6.6 kilómetros por segundo (15 600 millas por hora), la órbita de Dawn se parece tanto a la de Vesta que sus caminos alrededor del sol son prácticamente idénticos. Hace menos de un mes estaban aproximándose a 240 metros por segundo (540 millas por hora). Hoy su velocidad relativa es de sólo 110 metros por segundo (250 mph). El 16 de Julio Dawn estará acercándose a Vesta a una velocidad permitida para un automóvil. La sonda estará suficientemente cerca y se moverá con suficiente lentitud como para que la gravedad del protoplaneta abrace suavemente al explorador que se acerca. Publicaremos el próximo artículo una vez que Dawn esté en una órbita alta alrededor de Vesta, todavía en un descenso en espiral hacia la órbita de muestreo, en la que empezará a realizar estudios detallados del que será su hogar durante el próximo año.

Dawn está a 152 000 kilómetros (95 000 millas) de Vesta, un 40% de la distancia media entre la Tierra y la Luna. También está a 1.39 UA (208 millones de kilómetros o 129 millones de millas) de la Tierra, una 515 veces más lejos que la Luna y 1.37 veces más lejos que el Sol. Las señales de radio, limitadas universalmente a viajar a la velocidad de la luz, tardan 23 minutos en hacer el viaje de ida y vuelta.

Dr. Marc D. Rayman
10:00 p.m. PDT del 23 de Junio de 2011

- Todas las entradas