NASA Jet Propulsion Laboratory California Institute of Technology JPL HOME EARTH SOLAR SYSTEM STARS & GALAXIES SCIENCE & TECHNOLOGY BRING THE UNIVERSE TO YOU JPL Email News RSS Podcast Video
Follow this link to skip to the main content

MISSION

Marc Rayman

Marc Rayman,
Ingeniero Jefe, JPL

Crónicas de Dawn

31 de Mayo de 2013

Queridos Confidawntes,

En su viaje de un mundo alienígena a otro, Dawn sigue impulsándose con absoluta fiabilidad a través del cinturón de asteroides gracias a su sistema de propulsión iónica. Vesta, el fascinante y complejo protoplaneta que exploró en 2011 y 2012 se va quedando más y más atrás a medida que la nave modifica suave y pacientemente su órbita alrededor del Sol con la mirada puesta en su encuentro con el planeta enano Ceres en 2015.

Nuestro incansable aventurero acaba de completar el periodo más largo de propulsión iónica ininterrumpida hasta ahora. Como parte de las recientes medidas para ahorrar el valioso propelente hidracina, Dawn sólo interrumpe la impulsión cada cuatro semanas para apuntar su antena principal hacia la Tierra. (En contraste, las naves con propulsión química convencional se pasan la mayor parte del tiempo volando por inercia.) Debido a los detalles de la agenda de operaciones de la misión y de la Red de Espacio Profundo (Deep Space Network, DSN) de NASA, la impulsión puede durar unos días más o menos. Como consecuencia de estas variaciones, la nave ha acumulado 31.2 días consecutivos de propulsión. Esto supera el periodo más largo de impulsión continuada de Deep Space 1, de 29.2 días. Aunque actualmente no se plantean periodos de impulsión más largos, esta nave sin precedentes es ciertamente capaz de soportarlos. La principal limitación es la cantidad de datos que puede almacenar acerca del funcionamiento de todos los subsistemas (presiones, temperaturas, corrientes, voltajes, posiciones de las válvulas, etc.) para informar posteriormente a los colegas que esperan en la Tierra.

Gracias a la fiabilidad de la sonda, el equipo de operaciones ha podido dedicar mucho esfuerzo a desarrollar y afinar los complicados planes para la exploración de Ceres. Vosotros tendréis el privilegio de ser los primeros en leer un anticipo cuando empecemos a describir los planes dentro de unos meses.

Los controladores también han diseñado algunas actividades especiales para la nave en un futuro próximo, de las que esperamos poder hablaros en los próximos dos artículos.

Además los miembros del equipo han tenido también tiempo para poner al día sus habilidades en preparación para las fases en las que la nave necesitará más atención. A principios de este mes tuvo lugar un ensayo de preparación operativa (Operational Readiness Test, ORT). Un diabólico ingeniero configuró cuidadosamente el simulador de la nave que hay en JPL para que se comportara como si un guijarro de medio centímetro (la quinta parte de una pulgada) de diámetro que vagaba a través del cinturón de asteroides hubiese impactado en la nave al doble de velocidad que la de una bala de un rifle de alta precisión.

Cuando nuestro explorador se adentró en esta región del espacio ya comentamos que no era tan peligrosa como los residentes de otras partes del sistema solar podrían pensar. Dawn no necesita la prodigiosa habilidad de un piloto como Han Solo para evitar la mayoría de los obstáculos rocosos que podrían ponerla en peligro.

El robot podría tolerar una herida así, pero requeriría la ayuda de los operadores para volver a su régimen normal de operaciones. Este ejercicio supuso para el equipo una oportunidad para dedicar varios días a trabajar en un diagnóstico y llevar a cabo los pasos necesarios para continuar la misión (usando algunos de los sistemas de reserva de la nave). Aunque es extremadamente improbable que se produzca este problema en concreto, el ORT supuso un valioso entrenamiento para los nuevos miembros del proyecto y un recuerdo para los demás.

Un beneficio adicional de la operación tan regular de Dawn es que permite a vuestro corresponsal escribir el tercer artículo más corto hasta ahora. (Podéis comprobarlo si así lo deseáis). ¡Los lectores más asiduos no pueden sino esperar que nos esforcemos por repetir la hazaña próximamente!

Dawn está a 13 millones de kilómetros (7.9 millones de millas) de Vesta y 54 millones de kilómetros (34 millones de millas) de Ceres. También está a 3.25 UA (486 millones de kilómetros o 302 millones de millas) de la Tierra, o 1275 veces más lejos que la Luna y 3.20 veces más lejos que el Sol. Las señales de radio, limitadas universalmente a viajar a la velocidad de la luz, tardan 54 minutos en hacer el viaje de ida y vuelta.

Dr. Marc D. Rayman
5:00 p.m. PDT del 31 de Mayo de 2013

- Todas las entradas