NASA Jet Propulsion Laboratory California Institute of Technology JPL HOME EARTH SOLAR SYSTEM STARS & GALAXIES SCIENCE & TECHNOLOGY BRING THE UNIVERSE TO YOU JPL Email News RSS Podcast Video
Follow this link to skip to the main content

MISSION

Marc Rayman

Marc Rayman,
Ingeniero Jefe, JPL

Crónicas de Dawn

29 de Marzo de 2012

Queridos Dawnscubridores,

Vesta ha aprovechado el 205 aniversario de su descubrimiento para ofrecer a Dawn panoramas aún más espectaculares. Cuando Heinrich Wilhelm Matthäus Olbers contempló Vesta por primera vez no podía haber imaginado el ímpetu del valeroso espíritu de aventura del género humano ni el insaciable apetito por conocer que ha empujado a una nave desde la Tierra a tan misterioso punto de luz en medio de las estrellas. Y sin embargo, nuestra nave sigue llevando a cabo, hoy igual que ayer, una cuidadosa y muy fructífera exploración del mundo que Olbers descubrió.

Dawn sigue en su ajetreada órbita baja de cartografía (Low-Altitude Mapping Orbit, LAMO), escrutando con todos sus instrumentos el protoplaneta que se encuentra a 210 kilómetros (130 millas) bajo sus pies. Los objetivos primarios de la nave en esta fase son la determinación de la composición atómica y la distribución de la masa en este mundo geológicamente tan complejo. Además, esta órbita tan baja constituye un excepcional punto de observación para obtener imágenes de alta resolución y espectros visibles e infrarrojos que nos revelen la naturaleza de los minerales que componen la superficie.

Desde que abandonó su planeta de origen en septiembre de 2007 nuestro aventurero robótico siempre ha seguido su propio curso independiente a través del sistema solar. Mientras que la Tierra y toda su corte orbital (tanto la Luna como todos los satélites artificiales) seguían una vez más su repetido curso circular alrededor del sol, Dawn usó su sistema de propulsión iónica para volar en espiral al encuentro de Vesta en Julio de 2011. Cuando la gravedad del enorme asteroide se hizo suavemente con el control de la nave de exploración los dos comenzaron a viajar juntos alrededor del Sol, recorriendo la misma ruta que Vesta ha seguido desde mucho antes de que los seres humanos miraran asombrados al cielo nocturno.

Como ya hemos visto anteriormente, la velocidad de un cuerpo en órbita, ya sea alrededor de la Tierra, del Sol, de la Via Láctea (mi gata o la galaxia de su mismo nombre) o cualquier otra cosa, decrece a medida que aumenta su altitud orbital. Como está más lejos del Sol que la Tierra, y por tanto sometido a una gravitación más liviana, Vesta se mueve con mucha más calma y tarda más de 3.6 años en cada vuelta. Cuando Dawn viaje hasta el aún más remoto Ceres orbitará alrededor del Sol aún más despacio, para finalmente ralentizarse hasta el lento ritmo de Ceres de 4.6 años por revolución.

Exactamente igual que en un reloj, donde la manecilla de las horas y la de los minutos se superponen ocasionalmente mientras en otros momentos apuntan en direcciones contrarias, también la Tierra y Dawn están unas veces más cerca y otras ostensiblemente más lejos. Ahora sus órbitas los han situado en lados opuestos del sol y la distancia es asombrosa. Ya habían estado en esta situación en dos ocasiones con anterioridad (pero nunca a tanta distancia), en Noviembre de 2008 y en Noviembre de 2010. En ambas ocasiones aprovechamos para explicar el alineamiento así como para contemplar la profundidad y la relevancia de estas grandiosas aventuras.

El 18 de Abril Dawn alcanzará su máxima separación de la Tierra hasta ahora, casi 520 millones de kilómetros (323 millones de millas) o más de 3.47 unidades astronómicas (UA). Mucho más allá de Marte, no llegan ni a una docena las naves que han operado tan lejos de la Tierra. Aquéllos que, como vuestro corresponsal, estéis interesados en la historia de la exploración espacial podréis seguramente enumerarlas, pero lo que debería maravillaros es la dimensión de las exploraciones del género humano. A esta extraordinaria distancia, Dawn estará casi 1400 veces más lejos que la distancia promedio entre la Tierra y la Luna (y más de 1300 veces mayor que la máxima distancia jamás alcanzada por los astronautas del programa Apollo hace 42 años). La nave está en el espacio profundo más de un millón de veces más lejos que Estación Espacial Internacional y la Tiangong-1.

Vesta no orbita alrededor del Sol en el mismo plano que la Tierra. De hecho, una parte nada desdeñable del desafío de acomodar la órbita de Dawn a la de Vesta era inclinar el plano orbital desde el plano de la Tierra, donde empezó su viaje, hasta el de Vesta, donde se encuentra ahora. Como consecuencia de esta inclinación, Dawn no se esconderá directamente detrás del Sol, sino que pasará levemente al sur. Además, como las órbitas no son perfectamente circulares, la máxima separación no coincidirá exactamente con el momento en que Dawn y el Sol parecerán estar alineados. La separación angular alcanzará su mínimo ligeramente por debajo de cinco grados (aproximadamente 10 veces el diámetro aparente del Sol) el 9 de Abril, pero el Sol y Dawn mantendrán una separación aparente de menos de diez grados entre el 23 de Marzo y el 27 de Abril. Para nuestros lectores humanos, este pequeño ángulo es comparable al ancho de la palma de la mano con el brazo extendido, lo que pone en nuestras manos un método muy sencillo para estimar la posición de Dawn en el cielo. El embajador robótico de la Tierra en el cosmos se encontraba inicialmente al este de la prominente baliza celestial y progresará lentamente hacia el oeste a lo largo de estas cinco semanas. Todos los lectores estáis invitados a salir al exterior y uniros a este corresponsal en su saludo con la mano alzada al Sol, a Dawn y a todo aquello que hemos conseguido en nuestros esfuerzos por entender nuestro lugar en el universo.

Para aquellos lectores anonadados que no cuentan con la agudeza visual sobrehumana necesaria para discernir la lejana nave en medio de la cegadora luz del Sol, este alineamiento constituye una ocasión conveniente para reflexionar una vez más sobre las misiones en el espacio profundo. Formado en los albores del sistema solar, Vesta, que podría llamarse con suficientes motivos el más pequeño de los planetas rocosos, ha esperado casi siempre escondido en su paciente anonimato una visita desde el mayor de los planetas rocosos. A lo largo de toda la historia de la vida en la Tierra, sus habitantes se han visto confinados al mundo en que han nacido. Sin embargo, al final, una de los millones y millones de especies, inspirada por la majestuosidad del universo, ha puesto en marcha su extraordinario talento y su ingenio colectivo para superar las limitaciones de la vida planetaria y ha conseguido salir a la aventura. Dawn es la obra de unas criaturas con la fortuna de poder combinar su poderosa curiosidad por los mecanismos que rigen el cosmos con sus impresionantes habilidades para explorar, investigar y finalmente entender. Mientras sus constructores permanecen en la vecindad del planeta que los vio evolucionar, su emisario vuela al otro lado del Sol! Es ese mismo Sol el que tiene un diámetro más de 100 veces mayor que la Tierra y es un tercio de millón de veces más pesado. Es ese mismo Sol el que ha sido el amo indiscutible de nuestro sistema solar durante más de 4500 millones de años. Es ese mismo Sol el que ha iluminado la Tierra todo este tiempo y el origen último de todo el calor, toda la luz y todas las formas de energía de los que tanto dependen los residentes de este planeta. Es ese mismo Sol el que tanto ha influido en la expresión de los humanos en el arte, la literatura, la mitología y la religión durante incontables milenios. Es ese mismo Sol el que ha motivado estudios científicos durante siglos. Es ese mismo Sol el que constituye nuestro faro y nuestro guía en la Vía Láctea. Y los humanos tienen un nave espacial al otro lado. Podemos sentirnos abrumados por nuestra propia insignificancia en el universo, pero aun así emprendemos las más valerosas aventuras en nuestro esfuerzo por comprender su majestad.

Dawn está a 210 kilómetros (130 millas) de Vesta. También está a 3.45 UA (516 millones de kilómetros o 321 millones de millas) de la Tierra, o 1290 veces más lejos que la Luna y unas 3.45 veces más lejos que el Sol. Las señales de radio, limitadas universalmente a viajar a la velocidad de la luz, tardan 57 minutos en hacer el viaje de ida y vuelta.

Dr. Marc D. Rayman
8.00 a.m. PDT del 29 de Marzo de 2012

- Todas las entradas